Por los caminos del Sur… El Tren Maya

miércoles 03, Ene 2024

Opinión Líder por: Alejandra Bailon

El Tren Maya, es un proyecto ferroviario para el sureste de México, será gestionado por la empresa pública Olmeca-Maya-Mexica. Con una longitud de 1554 km, conectará Palenque en Chiapas con Cancún en Quintana Roo, con un total de 20 estaciones, ofrecerá servicios de pasajeros, turismo y carga.

La construcción del tren inició en junio de 2020. El tramo Campeche-Cancún se inauguró en diciembre de 2023 y el tramo Cancún Palenque a finales de diciembre, por otra parte el tramo Cancún-Tulum iniciará operaciones a finales de enero de 2024 y Tulum Chetumal-Escárcega en febrero de 2024. Este proyecto innova la infraestructura ferroviaria en la región, marcando un antes y un después desde el declive del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec en 2005 debido a los estragos del Huracán Stan.

Durante décadas, los líderes regionales propusieron diversas iniciativas para revitalizar las conexiones ferroviarias en el sureste mexicano. Enrique Peña Nieto, en campaña, prometió la construcción del Tren Transpeninsular entre Mérida, Yucatán y Punta Venado, Quintana Roo, sin embargo el proyecto se canceló en 2015 debido a recortes presupuestarios. La gobernadora yucateca Ivonne Ortega también presentó una propuesta de Tren Rápido y CiudadFerrocarril para conectar Mérida con los destinos turísticos clave, mientras que el Grupo Aeroportuario de Sureste planteó la idea de un tren eléctrico desde el aeropuerto de Cancún hasta Tulum, respaldado por el gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, quien proyectó un tren ligero en la misma ruta.

La evolución del proyecto culminó en la propuesta anunciada el 13 de agosto de 2018, revelando el trazo completo del Tren Maya. La nueva ruta comprende dos líneas ferroviarias: la ya existente (Palenque-Campeche-Mérida Valladolid) y la en construcción (Escárcega-Chetumal-Cobá Cancún). Dividida en Selva, Golfo y Caribe, atravesando cinco estados mexicanos: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

La construcción, simbólicamente iniciada el 16 de diciembre de 2018 en Palenque, arrancó formalmente en junio de 2020. Se adjudicaron diferentes tramos a empresas como Mota-Engil México, China Communications Construction Company LTD, Operadora CICSA, FCC Construcción, Construcciones Urales, GAMI Ingeniería e Instalaciones y Grupo ICA.

La ruta fue modificada en febrero de 2021 para evitar ingresar a Playa del Carmen, acelerando la
construcción. En mayo de 2021, Fonatur contrató a Alstom para suministrar material rodante y equipos. La meta es finalizar antes del término del mandato presidencial en 2024.

La financiación, estimada inicialmente en 150 mil millones de pesos en 2018, provendrá principalmente de un impuesto al turismo y fondos desviados de otros programas. Se han revisado estimados a lo largo del tiempo, siendo el costo total del proyecto, incluyendo operación y mantenimiento por 30 años, alrededor de 321 mil millones de pesos en octubre de 2020.

Se contempla un aumento significativo en el presupuesto de la Secretaría de Turismo para el Tren Maya en 2021.

El presidente López Obrador declaró que las fuerzas armadas operarán tres tramos, contribuyendo a las finanzas de pensionados y jubilados militares. Además, se anticipa que los costos de viaje oscilarán entre 50 pesos para locales y 800 a 1000 pesos para turistas, reflejando servicios adicionales para estos últimos. Los servicios de pasajeros se darán a través de 42 carros de ferrocarril construidos por empresas canadienses y francesas en la planta de Ciudad Sahagún, Hidalgo. Estos servicios incluirán:

  • Xiinbal: el tren regular de pasajeros con butacas de clase preferente, asientos estándar y coche cafetería
  • Janal: que agrega un restaurante a bordo con paisajes exteriores e interiores inspirados en la obra de Luis Barragán
  • P’atal: con butacas reclinables y camarotes para trayectos de larga distancia.

El Tren Maya no solo es una nueva red ferroviaria que conectará geográficamente el sureste mexicano, sino que también se alza como un proyecto estratégico y de trascendental importancia para el país. Este proyecto integral no solo busca impulsar la movilidad y el turismo, sino que abraza una visión de desarrollo participativo involucrando a diversas partes de la sociedad al sumar la participación de las fuerzas armadas en la operación de ciertos tramos y la diversificación de servicios de pasajeros. Estas medidas consolidan al Tren Maya como una empresa de transformación integral.

Compartir esta nota en: