Ricardo Monreal: PUGNAREMOS POR LA JUSTICIA

jueves 17, Ago 2023

SIN RECONCILIACIÓN NO HAY NACIÓN

Con una trayectoria política de 45 años, Ricardo Monreal busca convertirse en candidato morenista para la Presidencia de la República, en 2024. Pugnar por la justicia, alejarse de la polarización, gobernar con igualdad, sin discriminación, con libertad y conciliación, así como reforzar los rubros de seguridad, educación y salud serían los términos de su transición política.

Con incesante sonrisa, pantalón de vestir o jeans, una camisa blanca de manga larga, un reloj digital con correa de caucho, sus gafas y un micrófono inalámbrico al cuello —para que el sonido de las peticiones que recibe y las respuesta que da sean grabadas nítidamente—, Ricardo Monreal recorre el país como parte de la campaña para convertirse en el candidato a la Presidencia de la República para 2024, por parte del partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA).

De su mano va María de Jesús Pérez Guardado, su esposa desde 1985, a quien amorosamente llama Marichuy”. Sobre él una historia de más de cuatro décadas en la política, donde su más reciente cargo fue el de líder del grupo parlamentario en el Senado, al que renunció el pasado 16 de junio para iniciar su sueño de la infancia: ser Presidente de México.

¿Está listo para ser el primer mandatario del país?, le preguntamos en entrevista exclusiva para la Revista Líder México y, sin dudar, su respuesta fue tajante: “Sí, desde hace 45 años me lo propuse cuando inicié en la actividad pública, desde entonces persigo cumplir con este sueño. Me he preparado toda esta vida, he actuado de manera honesta siempre, al frente de mis responsabilidades. No tengo una sola denuncia, una sola averiguación, una sola sentencia de algún problema que haya surgido, ni con derechos humanos, abuso de poder o enriquecimientos inexplicables. Mi expediente está limpio y por eso lucho porque todos actuemos con apego estricto a la ley. No es sólo que quiero ser Presidente, sino que estoy preparado para serlo”.

Él es uno de los “Monreal” de Zacatecas, una familia con historia política que va de un siglo atrás. Con su abuelo como líder de grupos agrarios y un padre que lo mismo era capaz de conciliar matrimonios en problemas, o que con segundo de primaria consiguió justicia para quienes vivían de las tierras. Ricardo es uno de los 14 hijos de don Felipe Monreal y Catalina Ávila Alvarado, quien falleció 10 días después de dar a luz a Saúl, el más pequeño de la familia. Literalmente siguió el ejemplo de lucha.

“Soy un hombre que surge del campo, de familia muy modesta del norte de Zacatecas, de una comunidad campesina. De ahí es mi origen y de ahí surge mi posición de estudiar Derecho. Mi carrera política la inicié en la juventud como líder campesino, luego fui regidor o secretario del gobierno de mi estado, tres veces Diputado Federal, tres veces Senador de la República, Gobernador (a los 37 años) del Estado donde nací y alcalde de la Ciudad de México. Entonces, es muy rica y muy prolija mi vida pública al servicio del país”, reitera.

LA JUSTICIA COMO BANDERA

Con 21 años ya era licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), mientras que antes de los 25 ya tenía doctorado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); es por ello que el tema de la justicia no le es ajeno y, además, es su bandera cuando de construir un nuevo México se trata: “Soy abogado hecho en la UNAM y profesor en ella, formo maestros en Derecho y doctores en Derecho. Mi mensaje es que siempre pugnemos por la justicia, eso es lo que nos debe motivar a quienes estudiamos Ciencias Jurídicas y a quienes nos dedicamos al ejercicio de la función jurídica, jurisdiccional y de abogacía. Los abogados tenemos una función social importante en todos los ámbitos de la justicia, que tenemos que aplicarla y ver porque se generen tiempos cortos para la imposición y la prontitud, sino también lo expedito que debe ser la justicia en beneficio de las personas que claman por ella”.

Ricardo Monreal comparte créditos en esta justa con quien fuera secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; la ex jefa de Gobierno  de la CDMX, Claudia Sheinbaum; el ex secretario de Gobernación, Adán Augusto López, el ex diputado del Partido del Trabajo Gerardo Fernández Noroña; así como el ex senador del Partido Verde Ecologista, Manuel Velasco. A la par de ellos, inició su campaña el pasado 19 de junio y la concluirá el próximo 27 de agosto, para luego entrar a la temporada de encuestas y por último conocer al candidato final el 6 de noviembre.

“Ha sido muy importante este proceso, con 30 días de campaña completados ya había visitado 16 estados de la República. Me he topado con mucha gente, muchas anécdotas, pero sobre todo con una generosidad de la gente por escucharnos y por reunirse con nosotros para escuchar nuestra propuesta y nuestro propósito por la cuarta generación y el proceso de transformación que estamos viviendo, la época en la que estamos atravesando. Veo a la gente con mucho interés en profundizar este proceso que vive México”, explica Monreal.

“Yo sostengo que perdemos demasiada energía en la polarización y en la crispación.

Podemos lograr un mejor planeta y un mejor país si hay acuerdos”

Para el doctor no es desconocido el proceso político que está viviendo, de hecho él coordinó la campaña de Andrés Manuel López Obrador rumbo a la presidencia, en 2011. Conoce el nacimiento de los más recientes partidos políticos, incluso es parte importante de la historia de MORENA. Por ello, su plan de gobierno también es conciso y con sustento, a tal grado que lo incluye en un texto del que nos da cuenta:

“Escribí un libro que lo pueden descargar gratuitamente y que se llama ‘Una oportunidad real’. Ahí describo en qué consiste el concepto de la reconciliación. Yo sostengo que perdemos demasiada energía en la polarización y en la crispación. Podemos lograr un mejor planeta y un mejor país si hay acuerdos, si hay consensos, si hay políticas públicas en la que estemos, en lo fundamental, de acuerdo. Entonces, México necesita reconciliación, porque sin ello no hay nación y no puede mantenerse un proceso permanente de polarización en el país, ni tampoco un proceso de crispación y de confrontación unos a otros. No conviene ahondar y profundizar en las diferencias entre nosotros, sino en la necesidad de buscar lo que nos une, lo que nos identifica, lo que puede consolidarse como un proyecto de nación”.

Para entrar en el proceso en el que se encuentra actualmente, y con el fin de garantizar la unidad del partido, Monreal firmó un compromiso de que, al igual que los otros contendientes, respetará los resultados que arrojen las encuestas.Además, sabe por adelantado que quienes queden en segundo y tercer lugar tendrán garantizada la coordinación del partido en el Congreso, o bien una cartera en el gabinete del sucesor presidencial. Quienes obtengan las otras posiciones, serían legisladores plurinominales.

Cuando se le pregunta cómo sería el México gobernado por él no trastabilla en su respuesta: “Con justicia, pero sobretodo con igualdad, sin discriminación, con libertad, derechos y conciliación, sería un gobierno de todos para todos”, anuncia. Y es que el tema de la solidaridad forma parte de su día a día cuando se reúne con personajes de diferentes áreas, en las que a la fecha lleva estudiantes, académicos, líderes campesinos, ganaderos y pesqueros, emprendedores, empresarios, comunidades indígenas y colectivos de mujeres, e incluso líderes religiosos, a quienes les refrenda cómo sería su transición política, los programas sociales, así como su propuesta para reforzar los rubros como la seguridad, educación y salud.

DEL CAMPO A LA JUSTICIA

“Creo que de las asignaturas pendientes que observo es concretar el tema de seguridad de parte de un diagnóstico positivo, atender las causas, pero también reforzar la seguridad que hay en el país. El campo es otra asignatura, apoyar a los productores y a la gente que vive en el campo para que puedan comercializar sus productos, tener seguridad social, tener mejores condiciones de vida y que su ocupación pueda servir al desarrollo de la comunidad y del país. Entonces, el campo requiere de apoyo, porque es solución, nunca un problema. En el campo es posible resolver grandes cosas, sobre todo producción de alimentos, producción de granos y vivir mejor. Y yo creo que la gente en el campo requiere poco para poder generar condiciones mejores de vida”, expresó.

Cuando se pone en contexto, Ricardo Monreal define que “un hijo de campesinos puede aspirar al más alto encargo del país”.  Para quienes trabajan en la tierra, refuerza que se “requiere mejorar la infraestructura, apoyar sus carreteras, sus caminos, apoyar su proceso de comercialización, apoyar su proceso de producción y sobre todo los precios finales de sus productos. Los intermediarios son impresionantemente hábiles, ganan más que el productor solo en un par de días. Comprar y vender es un negocio para ellos y el productor sigue en las mismas condiciones”.

Si bien su raíz está en el campo, su campo de acción también está en las leyes y en la manera en la que se imparte la justicia. De hecho, adelanta que con su propuesta de gobierno, confía que “el proceso de transformación continúe y que haya reformas al sistema, que haya cada vez mejores impartidores de justicia, porque ahora el actual deja mucho que desear. Creo que es una asignatura pendiente la de mejorar este sistema que está muy mal calificado, desde los jueces, ministerios públicos y de todos aquellos que administran y procuran justicia”.

Sin embargo, no todo es crítica a lo negativo. Abierto no sólo a presentar su propuesta, sino a entender las necesidades de los mexicanos, el catedrático destaca que “la solidaridad de los mexicanos y las mexicanas siempre aparece en los momentos difíciles, en las aventuras de la tragedia. Pero debería ser más continuo. Sí hay un espíritu solidario de cooperación y sobre todo de búsqueda de alternativas mejores para el país. Por eso yo sí creo en la reconciliación. Pero va a ser un proceso difícil este por el que estamos atravesando y vamos a tardar tiempo para poder asimilar todo lo que está pasando”.

MODERNO AL COMUNICAR

Nayib Bukele, un empresario de 37 años y actualmente Presidente de El Salvador, fue quien impuso la tendencia en Latinoamérica de no usar los medios tradicionales e impulsar una campaña política a través de medios digitales. En México, para Ricardo Monreal el tocar a la gente de manera literal es prioridad de campaña, aunque también escucha y lanza mensajes a través de una comunicación abierta no sólo en redes sociales, sino en otros formatos de Internet.

“En efecto, veo que las redes sociales se han llenado de contrastes, de odio y descalificación permanente unos a otros, incluso entre nosotros. Y por eso creo que es conveniente hacer un alto en el camino y hacer una reflexión en torno a lo que está pasando. Es muy diferente lo que se ve en redes o lo que se ve el odio que muchas veces sale en redes, a cuando llegas a las comunidades, cuando entras con el pueblo y te reciben con esperanza, con sus peticiones”, admite.

Para quienes no lo conocen en persona, Ricardo Monreal presenta una plataforma abierta. En su página web cuenta quién es en un texto de su autoría. Ahí también define cómo se ha desempeñado y qué busca para el país. En la sección “La Pluma” escribe varias veces a la semana de diversos temas; además de entregar una sala de medios virtual con las versiones por escrito de todos sus discursos. Su parte medular es el Buzón Ciudadano, donde cualquier persona puede escribirle una petición o dejarle un mensaje, que responde personalmente.

En redes sociales tiene un retrato de su agenda. A cada lugar lo acompaña una cámara. Se le puede ver abrazando a la gente, escuchando peticiones o bailando solo después de una conferencia de prensa. Al inicio de su campaña, en redes sociales, lanzó el llamado #MonReality, que para la segunda fase de su andar convirtió en la #MonriSerie, un documental web con imágenes diversas del México que le ha tocado vivir, con anécdotas de su familia, sus amigos, y narrado en voz en off por él.

En los videos se puede ver un Monreal con un look an feel más sobrio. Sin sus gafas, con sombrero, con mirada diligente, camisa abierta y la camiseta a la vista, al puro estilo del campo; incluso, arriba de un tractor. Ahí podemos adentrarnos a la casa donde creció, en su querida Puebla del Palmar. Conocemos a sus tíos y a sus amigos de la infancia, vemos la mesa donde la tanda de hermanos se cedían los turnos porque los 14 no cabían juntos en un mismo momento. De ahí sabemos que lo conocen en sus tierras como “El Rica” y que no fue desde que entró a la carrera cuando soñó con ser Primer Mandatario del país, ya que sus compañeros de colegio revelan que desde niño dijo que quería ser Presidente.

Este documental digital, que también lleva por nombre “Una oportunidad real”, es una narración de sus ideales, así como un retrato de los momentos dolorosos de su pérdidas, como la de su madre cuando él era un adolescente. Del aspirante a candidato para competir por la Presidencia de la República también conocemos la historia de Edna Catalina, María de Jesús y Ricardo; sus tres hijos, sin pasar por alto que ya es abuelo de seis nietos.

Él mismo se define para sus seguidores: “No ha sido un viaje lineal, sino lleno de incidentes que hemos superado, y de curvas necesarias para vencer los obstáculos que se han presentado. Desde los inicios de mi vida política y hasta la fecha de hoy, mi familia ha sido la piedra angular que me ha permitido superar cada uno de estos retos. Mi esposa, mis hijas y mi hijo, mis nietas y nietos, mis hermanas y hermanos y la memoria de mi madre y de mi padre me recuerdan todos los días que dedicar mi vida a la política vale la pena; que el trabajo todo lo vence”.

Por si fuera poco, para conocer más de sus ideas, en su página web también presenta la “Librería Monreal, donde se pueden comprar o descargar de manera gratuita libros relacionados con el Derecho, o títulos como “Amlo ¿Un peligro para México o un camino para México?”.

En sus entregas más cortas, que comparte varias a la semana, también podemos conocer cómo interactúa con otros personajes de la política, de ahí que compartiera cuando escuchó: Si ya decidió quedarse en MORENA, luche a fondo desde adentro. No permita que lo marginen… ni se deje ni se raje”, de la boca de Porfirio Muñoz Ledo, un mes antes de morir.

NADAR CONTRA LA CORRIENTE

La vida de un político, lo dice el propio Ricardo Monreal, no es tarea sencilla, menos cuando se trata de abrir camino ante lo impuesto. En el Senado fungió como reconciliador y operó las reformas de AMLO; pero, mucho antes, sintió lo que es cambiar al país cuando se convirtió en el primer gobernador de izquierda en la historia de México.

“Debo confesar que el camino para llegar a este momento no fue sencillo. Durante la mayor parte del tiempo fui integrante de una oposición que no era escuchada ni tomada en cuenta, pero desde la cual libré batallas importantes para lograr la democratización del país en compañía de entrañables personajes”, describe en el documento que nos adentra a su historia personal.

Actualmente, se apega a los principios de MORENA para llevar una campaña en la ya famosa “austeridad republicana”, aunque delata que “no se ha escuchado al presidente, no se ha hecho eco de su propuesta, incluso de su reclamo y llamada de atención de hace unos días de que no acudieran a espectaculares, campañas costosas al dispendio y al derroche. Nosotros surgimos contra ese tipo de prácticas. El partido nace contra ese tipo de dádivas, de programas sociales utilizados con fines electorales, de presión a los votantes con ese tipo de dádivas, que incluso son delito electoral. Me da mucha tristeza que nosotros lo estemos haciendo porque no es congruente con nuestra filosofía y no es consecuente con lo que pensamos. Me da una tristeza que esté ocurriendo, no creo que lo merezca la gente porque ofrecimos un cambio y tenemos que ser estrictos en ese proceder para el bien del país”, califica.

Y mientras para algunos hay llamada de atención, para él, con su formación en la justicia y el apego a la ley, su propuesta y darla a conocer es el punto de inflexión. Firme, tranquilo y en acción reitera que “son muchos nuestros problemas y México necesita una persona con experiencia, preparado para enfrentar los cambios, alguien para conciliar a la sociedad y que tenga un pensamiento moderno de prosperidad, pero también de justicia. Yo me estoy preparando desde hace 45 años para ello. Ninguno de los actuales aspirantes tiene en su haber y su carrera la experiencia acumulada que yo tengo, nadie ha ocupado los cargos que llevo en mi historia de actividad pública. Por eso me siento con tranquilidad y con capacidad para enfrentar los grandes retos del México moderno”, concluye.

marcelo_
LEER MÁS
frank
LEER MÁS
hlg

Compartir esta nota en: