El Libro Y El Hombre

miércoles 22, Feb 2023

Por: Fernando Padilla Farfán 

En la actualidad cualquiera puede afirmar que ha tenido en sus manos un libro, y lo ha ojeado, y lo ha leído; comenzando por los de la escuela.

Sin embargo, muchos no sabemos las etapas por las que tuvo que pasar la evolución del libro para que, en nuestros días, lo encontremos a precios accesibles y en las cantidades necesarias para que nadie se quede sin el deseo de conseguir uno. Su uso es tan cotidiano que no lo valoramos.

Los libros, a través de los cientos de años, han moldeado nuestra mente. Gracias a los libros hemos evolucionado en lo personal y como miembros de una sociedad.

La historia del libro se liga de manera cercana a la escritura desde el origen de la humanidad, por la necesidad de transmitir información que perdurara a través del tiempo y que pudiera ser entendida por otras personas.

El antecedente de lo que ahora conocemos como libros, se localiza en las pinturas rupestres y los grabados en piedra, marfil, hueso o cortezas de árboles.

Pero no fue sino hasta mucho tiempo después, cuando se presentan los primeros indicios de escritura en madera y cortezas de los árboles.

Más tarde, asirios y sumerios comenzaron a usar tablillas para sus leyes y contabilidades, en escritura cuneiforme.

En China, en el segundo milenio antes de Cristo, ya se usaban láminas de bambú unidas por cuerdas, como libro primitivo. También usaron la seda.

El gran salto de la escritura se da en el antiguo Egipto con el uso del papiro. Encolaban una hoja con otra hasta formar rollos.

Del rollo de papiro se pasó al Codex, el libro de hojas de pergamino cocidas y encuadernadas, parecidos a los actuales.

En la Edad Media, la escritura de los libros era a mano (manuscritos). Los libros eran muy caros, solo al alcance de los nobles, las universidades y la iglesia.

El invento de la imprenta, por Gutenberg, vino a revolucionar el mundo del libro y la cultura. El precio de los libros se abarató.

El uso de la imprenta se extendió con gran rapidez. Antes de 1500 ya se imprimían libros en toda Europa y de ahí en América.

En el siglo IXX se inventó la linotipia que mecanizó la composición de texto. A lo largo del siglo XX se implantaron la rotativa y la impresión offset. En la actualidad, la impresión digital está reduciendo los costos.

Los libros son objetos sabios y útiles que nos enseñan y nos divierten; nos seducen y nos enamoran.

Compartir esta nota en: