EL MISTERIOSO AEROPUERTO DE DENVER

Ubicado en el estado de Colorado, Estados Unidos, el Aeropuerto Internacional de Denver encierra una serie de misterios que a la fecha, siguen sin resolverse. Usuarios, trabajadores y teóricos de la conspiración han cuestionado desde su diseño en forma de esvástica (símbolo nazi), hasta la decoración que incluye la escultura de un caballo relacionado con el apocalipsis, bunkers supuestamente creados para el uso exclusivo de la élite mundial e incluso murales que anuncian el fin del mundo. 

Misterios en la construcción

Las inconsistencias en torno al aeropuerto comenzaron desde la etapa del proyecto. En los años ochentas, cuando se anunció la construcción de la obra, la ciudad de Denver ya contaba con un aeropuerto ubicado a 25 kilómetros del centro, situación que generó polémica entre los pobladores que lo consideraron una obra innecesaria que resultaba una pérdida de dinero.

La propuesta inicial establecía que la obra abriría sus puertas el 31 de octubre de 1993, sin embargo, la fecha se pospuso en varias ocasiones. Los requisitos para el diseño y la construcción cambiaron y esto afectó el costo del aeropuerto, mismo que se elevó por casi dos mil millones de dólares más de lo planeado. El costo total del proyecto fue de casi 5 mil millones de dólares y se inauguró el 28 de febrero de 1995, dos años después de lo planeado.

La base secreta de los nazis

En una de las teorías de conspiración más populares, se argumenta que el aeropuerto de Denver es la base secreta de los nazis que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial. Sus partidarios no se explican como es que el edificio apareciera unas décadas después de la caída de la Alemania Nazi.

Si se observa desde las alturas, se puede apreciar que el sistema de pista forma una esvástica (simbolo nazi). El personal del aeropuerto argumenta que tal esquema les permite utilizar las pistas de manera simultánea, independientemente de las condiciones climáticas. Y es más como un “molinillo” que una esvástica.

Bunkers exclusivos para la élite

Se dice que en el sistema subterráneo para transportar equipaje, en realidad existe un conjunto de búnkers diseñados para alojar a líderes mundiales y millonarios en caso de un apocalipsis. Otras versiones apuntan que dichos espacios son el escondite de los nazis e incluso de reptilianos. sin embargo ninguna de estas teorías han sido comprobadas, lo cierto es que, sí hay un sistema de túneles de dos kilómetros de longitud, pero en él trabajan aproximadamente mil personas todos los días.

El caballo diabólico

Una distinguida escultura da la bienvenida a todos los usuarios del aeropuerto de Denver. Se trata de ‘Blucifer’ un caballo azul  de ojos rojos que luce parado en sus patas traseras, de diez metros de altura, elaborado por el artista texano Luis Jiménez, quien perdió la vida en 2006, luego de que una pieza del caballo le cayera sobre una pierna.

Aunque las directivas del aeropuerto se han negado a dar declaraciones sobre el ‘Mustang’, los habitantes de Denver aseguran que se trata del caballo del cuarto jinete del Apocalipsis, que representa a la muerte, por eso lo llaman“Blucifer”.

Notre Denver y los murales

Hay bastantes cosas extrañas dentro de la terminal, expuestas a todos los pasajeros, como las gárgolas en los pasillos que parecen mirar las maletas de los viajeros. El escultor Terry Alain explicó que las realizó  bajo la influencia de las primeras discusiones del plan del aeropuerto, a las que asistieron representantes de la iglesia. Después de conocerlos, se le ocurrió el concepto de “Notre Denver”, una mezcla del aeropuerto y la catedral.

Los murales “En armonía y paz con la naturaleza” e “Hijos del mundo sueño de paz” que se encuentran al interior del aeropuerto, creados por el artista Leo Tanguma también han sido motivo de discusión entre la comunidad de teóricos de la conspiración puesto que a decir de los investigadores, expresan el ‘Nuevo Orden Mundial’ 

Uno de ellos representa a un soldado con una ametralladora y una espada que parece un soldado nazi de la Segunda Guerra Mundial. Y en la esquina inferior derecha, Tanguma dejó una nota firmada con el nombre de un niño que murió en 1945, en Auschwitz, un campo de consenctración nazi. 

Puedes leer el artículo completo en la edición de Febrero de Revista Líder México

Compartir en:

Envíanos un mensaje