World Vision advierte que afectaciones por COVID podrían revertir 30 años de progreso en la reducción de la pobreza

World Vision, organismo humanitario internacional, advirtió que los progresos alcanzados en reducción de la pobreza durante los últimos 30 años se revertirán, a menos que la comunidad internacional responda de inmediato y priorice a los más vulnerables en la lucha contra la COVID-19.

Las tasas de mortalidad infantil, que se han reducido a más de la mitad desde 1990, ahora podrían comenzar a aumentar nuevamente, por lo que los niños y las niñas serán los más afectados por los efectos secundarios de la pandemia.

La agencia internacional hace esta advertencia, al lanzar ​la mayor respuesta humanitaria en sus 70 años de historia ​para frenar el impacto de la COVID-19, misma que ​beneficiará a 72 millones de personas​, de la cual la mitad son niños. En América Latina, ​la respuesta alcanzará a 5 millones de niños y niñas en situación de vulnerabilidad.

“Nunca hemos sido testigos de una emergencia de esta escala, que afecta a tantos países a la vez. Por primera vez, estamos transformando nuestro enfoque en cada país a uno de respuesta a la contingencia sanitaria, de tal forma que podamos apoyar a aquellos que son más vulnerables frente a este virus mortal y sus consecuencias”, afirmó el Presidente y Director de World Vision International, Andrew Morley.

La organización global y humanitaria, especialista en la niñez, ​está lanzando una respuesta de US$350 millones enfocada en apoyar a las personas y comunidades más vulnerables del mundo. El ambicioso plan se ejecutará en más de ​70 países donde se movilizarán 37 mil empleados, 400 mil líderes religiosos y 220 mil trabajadores de salud comunitarios para apoyar iniciativas de prevención y respuesta. ​En América Latina, World Vision opera en 15 países y alcanza a más de 400 comunidades.

“World Vision está profundamente preocupada de que los impactos de la COVID-19 puedan marcar permanentemente el desarrollo de una generación de niños y niñas más vulnerables del mundo. Desde 1990, el número de niños que mueren por causas prevenibles como el hambre y las enfermedades se ha reducido a más de la mitad. A menos que la comunidad internacional priorice a los países que están en mayor riesgo a largo plazo, e​sta pandemia dejará a millones de niñas y niños más pobres, más hambrientos, más enfermos, menos educados y más expuestos a la violencia y el abuso”.

La organización no gubernamental advierte que ​muchos países de bajos ingresos ahora están entrando en la siguiente fase de esta pandemia, una fase extremadamente peligrosa para los más pobres del mundo, que luchan contra el encierro y se ven obligados a elegir entre exponerse al virus o morir de hambre.

World Vision hace un llamado a los líderes mundiales que ahora se están enfocando en responder al impacto que la COVID-19 ha tenido en la economía, de tal forma que den la misma prioridad para frenar el impacto a largo plazo que tendrá la COVID-19 en las personas más vulnerables del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *