Hay que darle vuelta a la página: Adriana Fuentes

Adriana Fuentes además de empresaria ha participado en la política como representante del PRI. Foto: José Manuel Ruiz

En un México donde no ve oposición política, Adriana Fuentes Téllez señala que la única vía para que el país avance es respaldar desde el gobierno a la empresa privada. Integrante de una de las familias más poderosas en el sector energético, la ex diputada federal por el PRI pugna por las alianzas, porque “habemos gente que no somos corruptos”.

Por Luna Munich

Falta de inversión en todo el país, el IVA en las fronteras y la eterna dependencia de México con Estados Unidos son algunas de las mayores preocupaciones del sector empresarial, dice Adriana Fuentes, exdiputada federal y exdiputada local en Chihuahua por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Si Fuentes conoce del tema es porque además de política es empresaria. Su familia es la dueña del Grupo Imperial, el corporativo de Chihuahua que tiene negocios de gas, reciclaje, construcción, inmobiliario y agropecuario. Le tocó presidir en algún momento el corporativo familiar en Ciudad Juárez. Y sabe también porque hace cinco años conformó la Secretaría de Vinculación Empresarial y Emprendimiento al interior de su partido. Recuerda que a principios de 2015 el dirigente del PRI, César Camacho, le dijo: “Tú sabrás cómo le haces, Adriana, pero tú te encargas”.

“Era necesario porque al empresario normalmente lo buscan cuando está en campaña y luego se olvidan de él”, dice en entrevista Adriana Fuentes Téllez, una mujer que nació en Ciudad Juárez hace casi 56 años (cumple en marzo), que contesta personalmente las llamadas, sin asistentes ni voceros, mamá de tres hijas, dos hijos, y abuela de seis nietos.

Así empezó a viajar por carretera y por avión a sondear estado por estado cómo estaban las cámaras y las agrupaciones empresariales. Se encontró con la violencia que causaba estragos en algunas regiones del país, con problemas del campo, con trabajo informal, con expectativas por el Tratado de Libre Comercio, desde entonces. Y es un trabajo, aunque ya no en ese cargo, que sigue haciendo.

Eso veía hace cinco años, ¿qué ve ahora?
En primer lugar, hay que ver bien cómo vienen la Reforma Laboral y la Reforma Fiscal. A muchos está afectando el cambio que se hizo en enero de 2019 del IVA en las fronteras, pero es diferente si estás en el norte o en el sur del país. Al día de hoy, el 50% por ciento de las empresas homologó en el norte con el 8% del IVA, y hay un situación crítica porque muchos empresarios quieren regresar al 16%. A ver, por ejemplo: yo, empresa, te estoy facturando así como entró el decreto, te facturo al 8%, pero a mí mis proveedores me facturan con el 16%. Es una pérdida muy grande, son 8 puntos de diferencia. Los empresarios están buscando regresar al 16% de la facturación. ¿Qué va a pasar? No sé realmente.

Otra tema son las aduanas. Ciudad Juárez, de donde yo soy, iba a ser una zona libre y no lo somos, zona libre va a ser cuando quiten las aduanas, zona libre va a ser cuando las aduanas las muevan a 70 kilómetros de Juárez yendo a Chihuahua y más al interior del Estado. Y una preocupación más, de todos los años y que no ha cambiado, es el precio de la gasolina.

¿Y qué inquieta más al empresariado?
La incertidumbre que existe de hacer inversiones en México, de empresas mexicanas y de empresas extranjeras. Vemos que el crecimiento fue nulo el año pasado, por lo que he platicado con empresarios de varios estados fue un año difícil. Ojalá se lleven a cabo buenas políticas públicas y los mismos empresarios mexicanos sigan invirtiendo y no se quieran llevar su dinero o su fortuna a otros países. Ojalá a esto se le dé la vuelta y haya más inversión. Ojalá que haya un cambio para el bien de todo México. Yo no quiero, independiente del gobierno que sea, no quiero que afecte a ningún mexicano, por supuesto. Necesitamos abrir más las puertas en todos los niveles, y que el empresariado se sienta seguro. Si le afecta a los empresarios le va a afectar a todo México. Los empresarios son los que están dando los empleos. Si les afecta al sector empresarial le afecta a todas la sociedad.

¿Cómo es el intercambio con el gobierno federal?
Los empresarios están buscando reunirse con la Secretaría de Hacienda para que nos digan qué va a seguir, si vamos a seguir igual o qué otra facilidades darán, qué incentivos. Ha sido un cambio drástico a nivel nacional. La semana pasada estuve en Sinaloa reunida con cámaras y con algunos empresarios, ellos mismos tienen muchísima incertidumbre de cómo viene la Reforma Fiscal.

Ellos lo que dicen es “Oye, ¿cómo le vamos hacer?”. Un despacho de fiscalistas dice que Hacienda les está cambiando todo. Por ejemplo, si ellos asesoran a una empresa tienen que informarlo. Si no, ellos están sancionados, a ellos los pueden sancionar. Y la empresa también puede ser sancionada, la empresa que fue asesorada por esos fiscalistas tiene que ir a decir lo que le dijo el despacho. Ahora el gobierno mexicano tiene que estar al tanto de los que estás haciendo y lo que no estás haciendo, tanto los fiscalistas como las empresas. De todo eso ojalá que se puedan hacer cambios para que el sector empresarial sea más libre, como estábamos antes. Ha sido un cambio drástico.

Y como te decía, a nivel nacional la economía no ha crecido. No ha habido inversiones. México ya no está entre los 10 países a nivel mundial con más inversión, estaba entre los 10 países y ya no, ya nos ganó Brasil.

¿Cuáles son las fórmulas de los empresarios para hacerle frente a esto?Sé que se están teniendo reuniones tanto el sector empresarial como las cámaras en los estados, también sé que van a pedir reuniones próximamente en la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Economía para que expliquen las políticas que tiene realmente, cuáles se llevarán a cabo y si se van a dar incentivos. Los empresarios tienen varias propuestas, quieren ver si va a haber apoyo, viste lo que pasó con la cuestión agropecuaria.

Cuéntenos un poco más

Le quitaron el apoyo al sector agropecuario. Yo soy de las personas que cree que si alguna institución y algún organismo sirve, de quien venga, hay que seguirlo fortaleciendo. Si le quieren cambiar el nombre o alguna cosita, está bien, pero que no lo quiten si funciona porque si perjudica. Yo creo que nos debemos agarrar de la mano y trabajar en conjunto con el sector empresarial. Sí está muy preocupado con lo que se está viendo. Se están pidiendo reuniones con Alfonso Romo, con Economía, Hacienda, para saber a dónde vamos. Más ahorita que empezó el 2020. Nosotros lo que queremos es que México crezca. México es un país muy rico, México es un país que le ha dado muchísimo a los mexicanos, y a los extranjeros también, lo estamos viendo con los migrantes.

¿Por qué dice que con los migrantes?

Tenemos 12 o 13 mil migrantes. Y está bien la migración, en la ciudad de donde soy siempre hemos estado abiertos, hay migrantes de todas partes de México. Un tiempo decíamos que había “juarochos”, porque había muchos veracruzanos viviendo en Juárez. Pero ahora hay cubanos que están trabajando, no todos, pero hay muchísima gente sin papeles que está trabajando en Ciudad Juárez. Juárez siempre le abre las puertas a todo el mundo, pero hay que ver que en México también hay mucha gente que tiene hambre y tenemos que apoyar, primero, a los mexicanos.

¿Usted es de idea de que los inmigrantes le quitan el trabajo a los mexicanos?

Mira, yo soy de la idea… No que se los quiten. Es cierto, muchas veces tú puedes abrir los periódicos y ver el empleo a diario que hay, sí hay empleo. En Juárez hay empleo y mucha gente no quiere salir a trabajar. No que se los están quitando… Pero ahora vemos que la Casa del Migrante ya sacó a los migrantes del mismo México para que entraren los hondureños, toda la gente de El Salvador, de Cuba. Tenemos gente de África. Y no los culpo a ellos. Pero creo que lo que se debería de haber hecho es referir a toda esa gente y regresarla a su país desde el momento en que llegaron. Porque si tú vas a Chihuahua, Durango, Chiapas o Oaxaca, hay miles de mexicanos que se están muriendo de hambre y necesitan esa ayuda.

¿Usted vio cómo los está tratando la guardia nacional en la frontera sur?

Yo lo que estoy viendo es que nos mandan al migrante, nos los están enviando desde el año pasado. Hablo de migrantes de otros países.

Los está mandando Estados Unidos.

Los están mandando, se quedan, se mueren de hambre, los fríos de Juárez a la intemperie son muy fuertes. No hay apoyo federal, no están apoyando como dicen que van a apoyar. Esto está pasando en cada frontera. El presidente dijo que había empleo para esas personas, pero si no hay empleo para tanta gente mexicana. ¿Cómo le van a dar empleo si ni siquiera traen papeles? Que se sigan quedando y que el sector empresarial los mantenga. Porque también la iglesia está pidiendo ayuda. La iglesia pide ayuda para darles de comer. ¿Y a quién le pide ayuda? Al sector empresarial. Están pidiendo al sector empresarial cuando nosotros tenemos mucha gente de México que la necesita.

Lo que usted dice entonces es que al sector empresarial le está tocando sostener lo que el presidente ha prometido y no ha cumplido. Yo lo que creo es que si se están abriendo las puertas como se las han estado abriendo, deberían de haber tenido un plan para mantener a toda esa gente.

No parece que les están abriendo la puerta, les están mandando la Guardia Nacional.

Claro que les están abriendo la puerta, nosotros lo estamos viviendo en Juárez. Ayer les mandaron la Guardia Nacional, pero antes se le abrió la puerta a muchísima gente. Dijo el presidente (López Obrador) que ya tiene para darle cuatro mil empleos más a todos estos migrantes.

Hay migrantes esperando un turno para solicitar refugio, es un acuerdo entre Estados Unidos y México.

Claro, por supuesto, Estados Unidos es el que dicta las leyes y te dice qué haces y qué no haces.

¿A propósito de Estados Unidos, ¿qué opina del T-MEC recién firmado?

Yo creo que fue muy buena la firma, no he leído punto y coma. Ojalá que no se les ocurra cambiar las cosas al presidente Donald Trump, porque dice una cosa y sale con otras barbaridades. Ojalá lo que ellos comentan, que habrá más oportunidades para el sector empresarial, se cumplan. Se acaba de firmar un tratado de exportación de ganado con China. Que se siga haciendo eso. Yo siempre he dicho que no existe nada más Estados Unidos, existen muchísimos países con los que México puede trabajar. ¿Por qué solo con Estados Unidos si ahí está Europa, India, China y muchísimos países más? México como frontera con Estados Unidos dependemos mucho de ellos. Lo que creo es que antes de que nosotros permitamos que se importe tanto frijol y tanto maíz que México produce, hay que vender el que nosotros de manera interna tenemos a buen precio.

¿Qué falta para que eso suceda?

Falta sentarse y tener la voluntad de ambos países para poder hacerlo. Y comprender que realmente es un ganar ganar. Esperemos que lo que se acaba de firmar sea por el bien de nosotros y de ellos.

Usted es empresaria, ¿qué papel tiene en el grupo de familia?

A ver yo soy familia, adoro a mi papá, a mi familia, pero soy la política de la familia (risas). Ahorita estoy haciendo una universidad en Ciudad Juárez.

Muy padre, es la Universidad Vizcaya de las Américas, incorporada a la Secretaría de Educación Pública. Hice un trato con el rector de Nayarit, ellos tienen más de 26 universidades en todo el país y más de 19 años trabajando con estas universidades. Estuve platicando con ellos y así llegamos al acuerdo de que vamos a abrir en Juárez próximamente en septiembre. Es una universidad privada con muchas facilidades con apertura. El tema educativo es de primera necesidad, vamos a tener jóvenes toda la vida y con oportunidades para que sigan estudiando. Vamos a tener carreras de administración, aeroespacial y otras que se necesiten para la gente de Chihuahua. En febrero empiezan las inscripciones y pensamos que podemos comenzar con unas 500 estudiantes. Queremos hacer otra de estas universidades en Sinaloa, en Mazatlán, solo falta la luz verde.

¿Cómo pinta el sector energético ahora?

Yo creo que si se lleva a cabo lo que se pretende con el sector energético va a ser un desarrollo muy grande en México, siempre y cuando se lleven políticas públicas para bien. Yo espero que a la Reforma Energética no le hagan cambios drásticos, que no se quiera privatizar nada, que se siga trabajando con los empresarios como se ha trabajado en este sector desde hace muchísimos años, y que se les dé oportunidad de seguir.

¿Cuáles son los grandes retos del sector?

A Texas se le compra muchísimo gas natural, sin embargo México ya está con capacidades más grandes para que el gas natural, en lugar del LP, hay grandes posibilidades para que México trabaje en conjunto con Estados Unidos que sea algo buenísimo para que se revierta.

Sobre la inversión, qué opina de que los proyectos estén más hacia el sur.

Con todo este esquema de crecimiento como el Tren Maya o el aeropuerto de Santa Lucía, deberíamos de poner un granito de arena para que la inversión también llegue a los estados del norte. En Juárez tenemos un hospital que no se ha podido concretar. El presidente Andrés Manuel fue a Juárez y dijo que ya lo iban a terminar, pues que lo terminen. Está una obra negra, que lo terminen. No deberíamos de olvidar el norte de México, se está invirtiendo mucho en el sur, por obvias razones, pero debemos invertir en el norte. México tiene mucho potencial a nivel nacional. Es un país muy rico, en donde cabemos todos y donde se pueden hacer una infinidad de cosas. Yo creo que es voluntad, falta voluntad.

Pasan los años y la violencia no para, ¿cómo hacer?

En aquellos años que vivimos en Juárez, 2009, 2010, a nivel mundial decían que la ciudad más violenta. ¿Y qué se hizo en ese entonces? Se trabajó con los gobiernos federal, estatal, municipal, y con la ciudadanía. Se llegaron a acuerdos con toda la sociedad, todos se pusieron de acuerdo para poder bajar la violencia. Ahora cada quién anda por su lado, sin rumbo, se dicen una cosa, se dicen otra. Tenemos que lograr que baje la violencia a nivel nacional. Porque a diario hay homicidios, y no solo entre gente del narco, están matando a inocentes.

Hay empresas que tienen la capacidad de tener seguridad propia.

Son muchísimas, la gran mayoría de las pequeñas empresas no tienen seguridad. Yo creo que se tiene que trabajar con la sociedad y los gobiernos municipales, estatales y federales, llegar a acuerdos. En Juárez hubo un trabajo en conjunto. Nadie queremos que siga subiendo la violencia. Si hay violencia y hay inseguridad, ¿qué pasa? No va a crecer la economía ni la inversión.

Sobre lo que ha dejado el PRI, su partido, ¿hay una autocrítica?

Después de lo que pasó y todo lo que ya vivimos… (hace una pausa, no dice qué). Te comento que siempre se generaliza, pero habemos gente que no somos corruptos. Y no nada más soy yo, somos miles que queremos trabajar por causas de una ciudad o un estado. Mucha gente estuvo en desacuerdo, unos priistas se fueron a Morena, otros buscaron otros partidos. Sin embargo, yo creo que se pueden hacer las cosas bien hechas, debemos trabajar en conjunto. Si son instituciones blancas, amarillas o rojas, pero si están haciendo el bien, hay que dejarlas. Si les quieren cambiar el nombre o alguna pequeñez, que lo hagan. Yo creo que esto no se trata de estarnos peleando, de estarnos echando los unos a los otros. ¿Qué hiciste o que no hiciste? O decir si eres de lo peor. En Ciudad Juárez ya vivimos algo muy duro y creo que a los mexicanos queremos que nos vaya bien a todos. Creo que la violencia no es para un solo color o un solo partido. Creo que la educación es para todos, en mi caso yo no voy a hacer una universidad para que entren los priistas. México es un país que le ha dado mucho a la gente que quiere hacer el bien. Yo creo que aquí hay que darle vuelta a la página, agarrarnos de la mano y trabajar por el bien de nuestras familias, nuestros hijos y nuestros nietos. En la reconstrucción del PRI se está trabajando. Por supuesto estamos viendo cómo nos afectó y también sabemos que no podemos cometer los errores que se cometieron.

¿Qué les afectó?

Se habla mucho de toda la cuestión de la corrupción. Yo me considero que no estoy dentro de todo ello. Afectó el hartazgo de la gente, de lo que se estaba viviendo y lo que estaba pasando. Tenemos que estar ciertos de que si queremos ver un ambiente más tranquilo y un México mejor debemos de aceptar nuestros errores y trabajar en lo que se hizo mal y no volverlo a repetir.

¿El PRI está siendo oposición?

Ahorita no ha habido oposición. Yo creo que siempre, la mera verdad, hay que aprender a ser oposición constructiva y no de ataques, eso es lo que yo creo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *