Sofía Aragón, belleza con mensaje

La jalisciense obtuvo el tercer lugar entre más de 150 concursantes. Foto: Tw.

Sofía Aragón, una concursante de Jalisco llegó al tercer lugar en el concurso de Miss Universo 2019, superada por las representante de Puerto Rico y la de Sudáfrica Zizibini Tunzi quien portará en su cabeza la corona de triunfadora del certamen por un año.

La representante de México en una entrevista con La Revista Líder México señaló que está de acuerdo con elevar la voz en pos de la equidad de género, pero no comulga con la violencia como método para lograrlo.

Por Nallely Rayas Bautista

En un certamen que ha sido cuestionado desde hace años por grupos feministas, que ven en él, la cumbre de la objetivización de la mujer. Para Sofía Aragón, sin embargo, la belleza física ha pasado a un segundo plano y ahora se busca a concursantes con mensaje, con un propósito.

La jalisciense es la representante de México. Ella dice que desde los 4 años se interesó en el concurso de belleza, cuando vio ganar a la representante de Trinidad y Tobago en 1998, en contra corriente de lo que ha marcado parte de su generación, mucho más crítica en su reclamo por la igualdad de género.

La lucha femenista ha hecho que eventos como el desfile de Victoria ́s Secret haya despeñado y con ello se ha dejado un mensaje contundentemente claro: mostrar cuerpos imposibles ya no vende; las nuevas generaciones se interesan ahora por mujeres empoderadas.

Sofía está de acuerdo con ese criterio. Lo único que no es válido para la joven de 25 años es el uso de la violencia para alcanzar el objetivo de igualdad.

“Yo no estoy en contra de que las mujeres levanten la voz, pero no creo que un movimiento de violencia vaya a generar otra cosa que no sea violencia”, señala.

En las instalaciones del Instituto Lupita Jones, donde se lleva a cabo la entrevista y previo a su participación en el certamen de belleza, la ganadora del concurso Mexicana Universal se abre de manera directa, porque “las redes sociales muestran algo que a lo mejor no somos, muestran una imagen mucho más fría, mucho más superficial”, dice.

Desde los 15 años te iniciaste en el modelaje. ¿En algún momento te pasó por la cabeza que ibas a lograr el título de Mexicana Universal?

Desde los 4 años quería representar a México en Miss Universo. El primer Miss Universo que vi fue en 1998 y ese año vi que una mujer de color (Wendy Fitzwilliam) fue la que ganó el título. Cuando tú tienes 4 años, lo único que conoces es lo que tu familia y hasta la escuela, el kínder, te presenta. Y yo no conocía el color de piel, entonces, cuando veo que esa mujer gana, me demostró que Miss Universo premia o se enorgullece de la diversidad y fue cuando me di cuenta que yo quería representar a México, porque yo quería demostrar a través de mi propia diversidad lo que era ser mexicana.

“Me acuerdo que yo le dije a mi papá: ‘Mira, ahí les gustan las personas que son diferentes y yo soy diferente, entonces yo quiero entrar a esta plataforma’.

Obviamente a los 4 años mi papá no lo tomó tan en serio. Empecé a crecer y cuando le dije que yo quería ser cantante de niña, me dijo que no, que esas cosas no estaban en los planes, que me dedicara a ser escritora”.

Pese al consejo de tu papá ¿siempre tuviste ese interés por las pasarelas o el certamen de belleza?

Y yo creo que siempre está la espinita, conmigo así fue. De hecho sigue estando la espinita de cantar y de muchísimas cosas que quiero hacer. Gracias a Dios, en mi preparatoria se abrió esta convocatoria; era un certamen completamente local y yo le dije a mi papá “dame chance”. Entré a ese certamen, quedé en tercer lugar. Me encantó, se me hizo increíble. Quedó ahí, me seguí dedicando al tema de mis estudios y dejé el modelaje.

¿Recibiste invitaciones para ser modelo después?

Llegué a buscar a algunas agencias, pero nunca he sido esquelética o delgada. Como tengo ascendencia cubana, siempre he tenido como ese cuerpo más latino. El modelaje en México y a nivel internacional para la alta moda siempre busca mujeres mucho más esbeltas y yo no puedo hacerlo, por más que no comiera nunca tendría ese cuerpo. Entonces las agencias me veían y me decían: “tienes una cara muy comercial, pero te sobra cadera”. Yo me di cuenta de que esto no es para mí. Realmente el tener cadera no necesariamente tiene que ser algo negativo.

Pero ahora representas a México en un certamen de belleza, eso también requiere de rigor.

¡Exactamente! Pero la idea de Miss Universo (ahora) es una mujer completa y menos perfecta físicamente. Se busca una mujer con un mensaje, con un propósito, que tenga una historia e inspire a otros; la belleza ya pasó a segundo plano. Claro que tienes que seguir teniendo los lineamientos estrictos, no te ponen una medida específica, pero sí que sea un cuerpo armonioso, sobre todo para resaltar la importancia de la salud física.

Gracias a Dios tengo la genética de mi padre, que es súper delgado, pero con curvas porque también de su lado vienen las curvas; entonces como latina encajo perfectamente porque ahí si son premiadas las curvas.

Has escrito dos libros ¿Cómo compaginas este gusto por la literatura con tu faceta como Miss?

Me centra, me recuerda quién soy y qué es lo que quiero conseguir. A veces entrar en el mundo de la belleza, de los reinados, incluso del espectáculo puede desbalancearte si se te olvida quién eres y qué es lo importante. Mucha gente empieza a involucrarse en tus decisiones porque tienes muchos ojos encima, porque mucha gente desaprueba lo que haces, desaprueba quién eres y el mundo de la lectura me regresa a quien yo soy y me recuerda porqué hago las cosas, es lo que me aterriza, lo que me inspira, me apasiona. Ya estoy escribiendo mi tercer libro.

Ahora sí que como a Peña Nieto ¿qué libro te ha marcado?

Don Quijote de la Mancha. Es un libro antiguo en cuanto a que no tiene temas modernos y que acostumbramos a leer hoy en día en los bestsellers como: “Padre rico padre pobre” o temas como los que trato en mis
libros (Diamante en bruto y El color de lo invisible).

Lo que me gusta (de la obra de Miguel de Cervantes Saavedra) es que Don Quijote es un personaje que vive fantaseando, no conoce la diferencia entre la realidad y la fantasía y eso hace que el realmente viva su propia realidad y eventualmente la gente que lo rodea empieza a cambiar su percepción.

“Yo creo que es una forma fantasiosa de poderle dar una explicación a la vida cotidiana, me parece fascinante, divertido, tiene un sentido del humor impresionante. Miguel de Cervantes se me hace un hombre muy brillante al momento de escribirlo; creo que ese libro lo disfruto cada vez que lo leo. Yo creo que lo he leído unas veinte veces.

Veo que tienes una empresa dedicada a los cosméticos. ¿Cómo va tu faceta de emprendedora?

Es difícil ser emprendedora y ser emprendedora tan chica. Yo creo que una de las cosas que más necesitas es un recurso o una fuente de ingresos que te ayude a sostener tu empresa porque los primeros años son difíciles; los primero años lo tuve, tuve un apoyo. Actualmente no lo tengo de esa forma, entonces decidí primero darle fuerza a todo lo que soy para después regresar a ser empresaria y poder volver a darle fuerza y forma a mi línea de cosméticos.

Ojalá, porque creo que la mujer mexicana necesita más campañas enfocadas a ellas.

Claro y ¿sabes qué?, el cuidado de la piel. A veces tenemos muy por encima el glamour, ¿Cómo me voy a ver? ¿Cómo me van a percibir? Y no está bien. La piel, su salud como tal, queda en el olvido. Entonces utilizamos maquillajes muy pesados de marcas muy comerciales que todos tenemos en la bolsa y en realidad tiene contenidos de plomo tan altos que lo mismo se utilizan para pintar carros o aviones y es lo mismo que te estás poniendo en el rostro.

Tú estabas usando productos naturales de Chiapas.

Exactamente. La idea es siempre mantener el producto mexicano, hecho en México por manos mexicanas, para gente mexicana y obviamente expandirnos al mundo. Realmente la idea es que México tenga más fuerza en que lo hecho en México, está bien hecho.

Estuviste en el Fashion Week también poniendo el nombre de México en alto. ¿Cómo te fue?

Fue increíble, una experiencia muy enriquecedora como modelo. Nunca pensé que me fuera a suceder. Fashion Week New York se dio gracias a Lupita Jones y al Instituto Mexicana Universal. Ellos me eligieron al verme. Yo no iba como tal de casting, yo iba acompañando a otra chica de Mexicana Universal que quedó premiada para ir a Fashion Week, pero me vieron y dijeron: ‘esa niña me gusta, quiero verla caminar’. Me vieron y me dijeron: ‘yo la quiero, yo la quiero”, y me acabaron eligiendo cinco diseñadores.

“Estuve en un evento que se llama “Fashion Designers of Latin America” y la idea es que los diseñadores latinoamericanos con modelos latinoamericanos hagamos una plataforma completa y mostremos, como tú mencionas, que los modelos (o patrones de ropa) a veces están hechos para otro tipo de belleza, pero la latinoamericana es bellísima. Entonces creo que se cumplió el cometido”.

Veo que también formas parte del centro de formación actoral de Tv Azteca.

Sí, entré a principios de enero. Estaba estudiando actuación y conducción, estuve hasta abril. Después empezó la concentración de Mexicana Universal. Ellos me van a seguir apoyando en clases más personalizadas
pero ya no formo parte de la escuela, por tiempos.

En cierta forma al entrar a esta escuela estás viendo la posibilidad de entrar en el mundo del espectáculo como deseabas de niña.

La verdad es que me encanta. A veces se nos olvida que nuestros sueños si se pueden cumplir, suena muy a cliché y muy romance, pero cuando tú te das la oportunidad de prepararte para ese sueño y te das el tiempo y le inviertes, vienen cosas maravillosas. Entonces quiero ser actriz, pero solamente de cine o de series. Justamente estoy escribiendo una película, mi sueño sería que Guillermo del Toro la leyera y que le gustara y me diera la oportunidad de hacerla con él. Son sueños, pero quien dice que no podemos soñar.

¿Qué opinas de la situación actual de la mujer en el país?

Es muy delicado y es algo que a todos nos debería de interesar cada vez más y recientemente las marchas feministas generaron más violencia que paz y más problemas que soluciones. Yo no estoy en contra de que las mujeres levanten la voz, pero yo nunca creo que un movimiento de violencia vaya a generar otra cosa que no sea violencia.

Un amigo muy querido mío, reportero de Tv Azteca, lo golpearon en el rostro, cuatro fracturas, dos hematomas, la nariz rota, destrozada; no fue una mujer, pero todo este movimiento empieza a generar una energía
de violencia.

Nosotros tenemos que ser más responsables de los movimientos, de las acciones y de cómo hacemos que nuestra voz se escuche. Yo estoy haciendo escuchar mi voz, yo estoy levantando la voz por mujeres alrededor de México, pero de una manera propositiva, creo que es en eso en lo que tenemos que unirnos las mujeres.

¿Repruebas lo que ocurrió en el Ángel, que grafitearon el monumento como una forma de protesta por los feminicidos y abusos contra las mujeres?

Yo creo que la destrucción de monumentos, incluso independientemente de si no es un monumento, si es nada más la casa de alguien, estás destruyendo propiedad ajena, están incitando a la violencia, ese tipo de violencia que a lo mejor no consideramos violencia porque no es un golpe directo al rostro; es violencia porque estás atacando al país, porque estás atacando de maneras que a lo mejor la gente no se asusta tanto si una mujer grafitea, pero el contexto de fondo y el odio que eso puede llegar a incitar yo creo que no es la forma adecuada de abordar los temas. Estoy consciente que las mujeres necesitamos levantar la voz, es cierto pues todos los casos de feminicidios, de abusos, violaciones, robos, secuestros y maltratos, todo sigue siendo una problemática y si es cierto que nos tienen que escuchar; pero yo creo que no a través de la violencia, porque además cómo pedimos que no nos violenten si nosotras violentamos también, hay que ser coherentes.

¿Qué opinas sobre la cancelación del desfile de ángeles de Victoria ́s Secret?

Me encantaba ese show, se me hacía exquisito, muy bello, creo que cuidaban muy bien el tema de lo que se mostraba en escena, pero de alguna forma creo que el movimiento social y feminista está acabando con toda la objetización de la mujer. No estoy diciendo que Victoria ́s Secret lo sea como tal, pero marcas internacionales más grandes incluso Miss Universo están avanzando en demostrar que la mujer no es un adorno físico, que su belleza no es lo único que tiene que aportar a la sociedad. No sé si por esto se dejó de hacerlo, pero creo que el mensaje sigue siendo el mismo: ¡el show ya no vende! Y que hay más personas interesadas en ver a la mujer como presidentas de países o siendo directoras de asambleas, directoras de grandes empresas o comiéndose el mundo con su mente, con su corazón, con su espíritu, que realmente pueden aportar.

¿Cuales cualidades te han llevado al lugar donde estás?

Yo creo que soy muy fuerte y desde hace unos cuantos meses para acá adapté la palabra inquebrantable. Creo que todos debemos ser inquebrantables en cuanto a que si nos pueden romper, pero nosotros no nos podemos quebrar. Podemos recibir muchos golpes de la vida, de la gente, de las personas que más queremos, pero de nosotros depende reconstruirnos. Creo que me he reconstruido un millón de veces y eso me hace no solamente reconstruirme y volver a empezar, sino empezar más fuerte, empezar con más experiencia, no darme por vencida, saber que si algo no te vence entonces ya no tienes miedo, que ya perdiste y no pasó nada. Entonces el estar acostumbrada también a perder y levantarte, te da una confianza en ti misma de que eres más fuerte que los obstáculos y creo eso es lo que me ha mantenido aquí.

Compartir en:

EL MISTERIOSO AEROPUERTO DE DENVER

Ubicado en el estado de Colorado, Estados Unidos, el Aeropuerto Internacional de Denver encierra una serie de misterios que a la fecha, siguen sin resolverse.

Envíanos un mensaje