Hiperpaternidad y los hijos buenos en todo

En todo el mundo hay padres desinteresados, negligentes y autoritarios, que por distintas razones no educan bien a sus hijos; pero también existen aquellos sobre protectores, que intentan –por todos los medios– que sus vástagos sean buenos en todo lo que emprendan y desconozcan el significado del ‘fracaso’ o de la ‘frustración’. Es bueno buscar la excelencia, pero dicen los especialistas, que esta dinámica los puede convertir en disfuncionales.

Por Mariano Riva Palacio

E n una colonia al sur de la Ciudad de México, Juan Pablo –un padre de familia de 43 años– tiene dos hijos: Julia y Fernando. A los dos les ha inculcado que tienen que destacar en todo, y al decir “todo”, significa que tienen que ser los mejores en el colegio, en los deportes, en las actividades extra escolares, incluso, tienen que ser mejores que sus primos y vecinos. Los niños de 14 y 12 años, respectivamente, han crecido con esa dinámica, por lo que se esfuerzan para cumplir los deseos de su padre, incluso más que los suyos. Saben perfectamente que si llegan a casa con un siete de calificación, o un segundo o tercer lugar en alguna competencia de natación, por ejemplo, no habrá recompensa alguna, se pueden ir olvidando de ir a Disneylandia o posiblemente padezcan el enojo de su progenitor; por ello se esmeran y consiguen un nueve o un 10 de calificación en su boleta. Y como esta historia, existen muchas, pero dice Mariana Gutiérrez, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, que a los padres auto exigentes y mandones, les viene bien un niño con quien puedan hacer su voluntad, porque lo llevan a variadas actividades para que aprenda de todo, lo que lo hace disfuncional.

Encuentra el artículo completo en la edición impresa de Revista Líder México, la revista del país.

Compartir en:

EL MISTERIOSO AEROPUERTO DE DENVER

Ubicado en el estado de Colorado, Estados Unidos, el Aeropuerto Internacional de Denver encierra una serie de misterios que a la fecha, siguen sin resolverse.

Envíanos un mensaje