EL SECRETO DE ‘LOS COMPADRES’

Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro han demostrado que
México tiene talento, y de sobra.

Por Cynthia Francesconi / Fotos José Manuel Ruiz

El domingo 4 de marzo, muchos mexicanos sentimos que el orgullo no nos cabía en el pecho, pues en la edición 90 de los premios Oscar, otro mexicano se llevó la estatuilla dorada como Mejor Director. Nuestro País demostró –por cuarta ocasión en cinco años– que es uno de los grandes exportadores de talento, el cual está llenando las salas de cine alrededor del mundo, y no solo eso, se quedan con los galardones más importantes a nivel internacional y, al igual que con el futbol, nos hace ponernos la camiseta verde.

Pero esta alegría comenzó hace 30 años, gracias a tres amigos, quienes con cada una de sus historias nos han hecho emocionarnos, llorar y reír, además han puesto a la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Estados Unidos a sus pies. Y ante el abrumador éxito de Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro no está de más preguntarse, ¿hacen cine mexicano o son mexicanos haciendo cine universal?, ¿cuáles son los atributos de estos tres amigos?, ¿y qué tanto el público mexicano apoya la diversidad de historias, géneros y talento en sus pantallas?

DESTELLOS DE GENIALIDAD

En la vida del cine, como en cualquier corriente artística, nombrar secretos o fórmulas es un poco utópico, muchas veces, por más que se quiera llegar al éxito o al gusto del público usando ciertas técnicas o caminos, el resultado es incierto. Pero sí hay indicios que nos dejan saber que una carrera artística se dirige al estrellato.

Comencemos con los elementos en común que tienen estos tres mexicanos. Cada uno tiene una visión más fresca del México actual y formas de narrar más innovadoras y ágiles. De acuerdo con la crítica de cine, Fernanda Solórzano, González Iñárritu nos muestra en ‘Amores Perros’ –con la cual ganó el premio de Cannes– una visión de un México más crudo y realista que no se había visto, porque seguíamos con la percepción del México de Pedro Infante y Jorge Negrete.

Su manejo del audio, los sonidos y la imagen se han destacado del resto. Esta habilidad pudo ser incentivada por sus tiempos como dj y publicista. “El negro”, además de ganar el premio de la crítica en el Festival de Cine de Cannes en el año 2000, rompió con 25 años de silencio en los Oscar en la categoría de Mejor Película de habla no inglesa, recaudando 95 millones de pesos y convirtiéndose así en la quinta película mexicana más taquillera de la historia; ‘Amores Perros’ marcó el renacimiento de una nueva ola de cine mexicano.

Por su parte, Alfonso Cuarón ha destacado por su ingeniosa narrativa y su capacidad de abordar cualquier género. Cada una de sus películas es diferente a la otra, como en el caso de Iñárritu y Del Toro, su primer éxito fue en México. ‘Solo con tu pareja’ (1991) fue la cinta que lo llevó a dirigir algunos éxitos en la unión americana, su filmografía en este País comenzaría con ‘La Princesita’ (1995) y siguió con ‘Grandes Esperanzas’ (1998). Posteriormente, regresó a México para dirigir la ya clásica ‘Y Tu Mamá También’ (2001), película que también posee un visión característica de nuestro País y una buena dosis de contenido social; esta historia fue reconocida con la nominación de Mejor Guión Original en los premios Oscar.

Cada película de Cuarón es un mundo diferente, como ‘El Prisionero de Azkaban’ (2004), la cual destaca de todo el universo de la saga de Harry Potter. Los mundos apocalípticos también se le dan bien, para muestra: ‘Niños del Hombre’ (2006), que aunque no tuvo el público que merecía en su momento, fue nominada por Mejor Guión Adaptado, Mejor Fotografía y Mejor Montaje. El justo reconocimiento a su gran trabajo llegó con ‘Gravedad’ (2013), la cual se hizo con siete estatuillas doradas y terminó con la sequía de Oscares para los mexicanos. Cuarón fue el primero de los tres que se llevó el galardón como Mejor Director a casa.

Por su parte, el proceso de Guillermo del Toro fue totalmente diferente. Al contrario de sus compatriotas, ha explotado el mundo fantástico que le viene de nacimiento. Su vocación comenzó con el maquillaje, incluso, tiene una compañía llamada Necropia. Sus historias están plagadas de fantasía, poesía y fantasmas, a su mundo interno solo le faltaba una cámara.

Su camino se cruzó con el de Cuarón en la popular serie de horror ‘Hora Marcada’, proyecto en el que encontró la primera oportunidad de dirigir su primer filme, que tiempo después se convertiría en ‘Cronos’ (1993). Era cuestión de tiempo para que estos dos amigos consiguieran un tercero, Iñárritu.

Tras ‘Cronos’ y una tragedia personal, Del Toro tomó el camino de sus compadres y emigró a Estados Unidos. Su primer película en estas tierras sería ‘Mimic’ (1997), la cual también le supuso un conflicto con los ya tan desprestigiados hermanos Weinstein.

Tras esta agridulce experiencia decidió poner sus esfuerzos en España. De esta colaboración nacería ‘El Espinazo del Diablo’ (2001), y ‘El laberinto del Fauno’ (2006), la cual atraería los reflectores hacia su trabajo y le daría una nominación al Oscar como Mejor Película Extranjera.

Desde ese momento, los tres han producido algunas películas en su lugar de origen, pero solo Cuarón ha regresado para dirigir en tierras mexicanas su próxima película: ‘Roma’. Sin embargo, no podemos culparlos, al darse cuenta de que los presupuestos para sus proyectos eran insuficientes, decidieron salir y buscar en otro lado. Pero esto no quiere decir que el aporte de estos directores al cine mexicano durante todos estos años no sea fundamental, ya que por extensión y por efecto se abrió una ventana a otras escuelas de directores mexicanos que también están cosechando éxitos.

EL SABOR DEL TRIUNFO Y UN PACTO

Los premios de estos compadres han colocado a México en el mapa y los ha llevado a conseguir mayores recursos para sus historias, Fernanda Solórzano opina que: “los premios para nosotros (los mexicanos) parecen más importantes que nuestra opinión… necesitamos que ganen fuera para que volteemos a verlos, no sé qué hubiera pasado si Iñárritu no hubiera ganado ese premio con ‘Amores Perros’ (Cannes 2000), pero sin duda le sirvió muchísimo”.

Para seguir sus sueños se dieron cuenta de que no bastaba con los recursos extranjeros, sus historias y proyectos tenían que alinearse con una dialéctica más internacional, que generara más empatía con otros públicos. Solórzano agrega: “me parecería muy mezquino decirles que tienen solo que hablar de México y de sus problemas (…) yo no creo que uno tenga que estar todo el tiempo hablando de temas sociales, no lo veo mal ni lo critico. Al final de cuentas todas la películas, aunque sean muy locales, pueden tener una lectura universal”.

No es una casualidad que tres talentosos amigos se coronen como los mejores. Poco después de conocerse, realizaron un pacto con contrato invisible en el que decidieron buscar el éxito, ser los mejores y ayudar a los compatriotas que buscan su camino en el cine.

Para la cineasta Issa López: “Cuarón, Del Toro e Iñárritu trabajan en un ambiente en el que buscan rodearse de guerreros que los acompañen en la aventura, pues su fantasía, pasión y talento son incontrolables”.

Otra de las cosas que pudieron contribuir a su florecimiento, es su acceso al cine internacional, ya que de este modo pudieron abrir su panorama a otros géneros y maneras de contar historias. Y aunando a esto, la innata habilidad del mexicano para solucionar problemas, añade al talento la capacidad de contar historias sin importar las circunstancias.

“Es algo que traemos desde niños, como que vivimos resolviendo la teoría del alambrito, ¿no? Un alambrito puede arreglar todo. Sin hacer un alarde de eso, somos muy ingeniosos (…) justo porque vivimos con recursos limitados siempre buscamos el “plan B” para solucionar algo, no sé si esto tenga que ver con la formación, porque no se limitan nada más a ver atrás de la lente, han hecho un poco de todo y los directores también. Creo que todos han tenido una formación mucho más integral que la que se da en otros países”, asegura Fernanda Solórzano.

LOS OTROS MEXICANOS

“Si le preguntáramos a un mexicano los nombres de cinco directores de nuestro País, tres de ellos ya sabemos quiénes serían, pero dos quedarían en el interrogante”, afirma Solórzano.

Desafortunadamente, aunque la calidad de cine que se exporta de México a otros países es brutal, muchos cineastas con una gran trayectoria, conocidos en el extranjero y, además multipremiados, ni las distribuidoras ni el público les dan la oportunidad para encantarnos con sus historias.

Ejemplos hay muchos, Michel Franco ha ganado dos premios en Cannes por ‘Después de Lucía’ (2012) y ‘Las Hijas de Abril’ (2017), respectivamente, y es considerado uno de los grandes talentos mexicanos.

También está la otra escuela de Carlos Reygadas y Amat Escalante, este último fue defendido recientemente por Alfonso Cuarón, cuando una popular cadena de cines canceló la proyección de ‘La Región Salvaje’ (2016) en todas sus salas. Escalante también ha sido galardonado en los Cannes por su filme ‘Heli’ (2013). “Son directores medio castigados aquí en México, como tratan temas duros y su cine no es muy dominguero no tienen tampoco tanta aceptación”, sentencia Solórzano.

También contamos con los documentales tan hermosos como los de Everardo González, director de ‘Ladrones Viejos’ (2007) y ‘La Libertad del Diablo’ (2017). Aunque, de acuerdo a los críticos, cuando mencionamos, la palabra documental nos remite a la sensación de que es algo que debemos estudiar, lo que no tenemos en cuenta es que los documentalistas mexicanos son tan creativos que podrían competir con cualquier película de ficción.

En esta lista también sobresale el nombre de Sebastian Hofmann, quien fue reconocido con el Premio a Mejor Guión en el Festival de Sundance por su nueva cinta ‘Tiempo Compartido’ (2018), la cual es protagonizada por Luis Gerardo Méndez, quien ofrece una actuación memorable.

Alonso Ruizpalacios también ha dotado de una mirada fresca a sus proyectos, su nueva película, ‘Museo’ (2018), acaba de ganar por Mejor Guión en el Festival de Berlín. ‘Güeros’ (2014), su ópera prima, tampoco pasó desapercibida. Más que un problema de talento, parece ser una cuestión del público.

LOS CONSUMIDORES

El pasado 2017 fue, de acuerdo con el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), uno de los más productivos para el cine mexicano. Sin embargo, en su lista de las películas más taquilleras, los cinco primeros lugares son comedias románticas, que si bien, no tienen nada de malo, tampoco aportan nuevos elementos, pues desde hace años se han quedado atascadas en la misma fórmula básica.

Solo Michel Franco aparece en el listado en el puesto número 10. Sabemos que a la hora de elegir qué ver en el cine obedecemos a la necesidad de relajarnos un poco, pero en ocasiones podríamos apostar por algo que nos sorprenda. Últimamente el cine mexicano está proponiendo historias con una creatividad sorprendente, y solo piden a las distribuidoras y al público que les den la oportunidad para seguir sus sueños.

Lo importante es crear consciencia y abrir nuestros gustos. Si lo intentamos, podríamos estar apoyando para que los próximos ganadores del Oscar no tengan que buscar oportunidades fuera de casa.

Compartir en:

EL MISTERIOSO AEROPUERTO DE DENVER

Ubicado en el estado de Colorado, Estados Unidos, el Aeropuerto Internacional de Denver encierra una serie de misterios que a la fecha, siguen sin resolverse.

Envíanos un mensaje